Traspasar los Límites Señalados

Con mi esposa velamos constantemente por el bienestar de nuestros hijos, es tanto lo que cuidamos de ellos que en la medida que observamos sus actividades, les advertimos cuales pueden ser las fuentes de peligro a las que se pueden exponer, ellos como todo niño las evitan sin cuestionar. Como padres sabemos cuales son las fuentes de peligro en nuestro hogar, así como en el exterior, sabemos que son muchas, algunas podemos controlarlas otras no o simplemente las desconocemos; dentro de los peligros están aquellos que provocan daño físico y daño psicológico entendemos eso y velamos para que sean expuesto lo menos posible a esas fuentes de peligro.

Cada vez que estoy en casa trabajando observo el devenir de los niños en juegos y tareas rutinarias, dentro de los cuidados que tenemos esta la prohibición de ingreso a la cocina cuando están funcionando el horno, se encuentran las ollas sobre las llamas o hay utensilios como cuchillos a su alcance.

Existe un límite que es respetado e impuesto y es una linea que marca la separación del piso de madera del Living con el piso de cerámica de la cocina; el traspasar esa línea conlleva a que mi esposa o yo alcemos la voz diciendo: Regresen ¡Ya! como acto reflejo  cada vez que escuchan esa frase se paralizan y dan un paso atrás alejándose de lo que hubiese podido causar un accidente lamentable, luego simplemente les damos la explicación del porque en ese minuto debían salir del lugar y ellos sin mas discusión comprenden la situación.

En muchas ocasiones ingresan sin que les digamos cosa alguna y es porque simplemente las llamas de la cocina no están encendidas y los utensilios peligrosos no están al alcance de sus manos, así que ingresan; se sirven agua o abren el congelador para sacar fruta o buscar en la despensa una que otra golosina.

Cierta ocasión y debido a la insistencia de nuestro pequeño en ayudar a su madre a cocinar, le fue concedido el preparar la masa de unas tortillas. La actividad consistía en echar el liquido en un sartén sobre el fuego, esparcir el liquido hasta formar un gran circulo para que luego de cocinado tomara el sartén por el mango para hacer saltar la tortilla en una suerte de acrobacia, lanzandola por el aire ágilmente para que diera vuelta y cayera nuevamente al sartén y así seguir cocinando, esa era la rutina y la realizaba bajo estricta vigilancia nuestra.

Como no todo es felicidad, en un pequeño descuido nuestro pequeño lanza su tortilla al aire, calculando mal la caída de la misma, por infortunio, para evitar la perdida de la tortilla en el suelo, nuestro hijo toma la decisión de salvarla, descuidando el sartén… Se habrán de imaginar el dolor sentido cuando su ante brazo toca aquel ardiente metal. Bueno es resto de la historia dolorosa tanto física y psicológica termino en curaciones y una marca que le hará recordar su pequeña aventura, y tan solo por traspasar un límite señalado, esto, aunque se encontrara bajo nuestra estricta mirada.

¿Donde están los Límites?

Como escribí en este sitio me rijo por «Normas de comportamiento que hice propias, aceptadas voluntariamente y practicadas a diario, normas con las que reconozco una relación con la Divinidad»o sea, me comprometí a seguir en el camino elegido. No hay quien me saque a menos que lo haga yo, porque es parte del albedrío, un don con el que contamos todos nosotros para elegir entre lo bueno o lo malo.

Lo bueno es lo que nos indica nuestro Creador para conseguir el progreso en esta vida y la venidera, lo malo es cuando hacemos lo contrario a lo señalado por el Creador. Estamos perfectamente instruidos para discernir lo bueno de lo malo

Como resultado de las decisiones que tomamos podemos obtener la Vida Eterna con nuestro Creador o la miseria eterna según el deseo de Satanás.

Todos tenemos metas u objetivos a conseguir en este mundo y sistema de vida que llevamos, no soy menos que aquellos que se plantean metas materiales y las consiguen, el conseguirla puede ser por cualquier medio sea licito o ilícito; pero en el ámbito de la fe, el modo de obtener la meta cambia radicalmente, la meta de la Vida Eterna junto a nuestro Creador exige una atención muy detallada con un camino preciso y directo enfocados solo  en desarrollar «fe en el Señor Jesucristo«.

Pero la fe exige acción, porque sino, es fe muerta:

«…Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma» Santiago 2:17

El lograr la Vida Eterna exige creer que se puede lograr el objetivo que nos ha planteado Jesucristo, cumpliendo los requisitos exigidos por el Plan de Salvación; de modo que para lograr el objetivo debemos recorrer el camino que nos ha indicado, esto a pesar de verse inalcanzable o fuera de nuestras capacidades mortales.

Pero, creer en Jesucristo no es lo mismo que creerle a Jesucristo, pues hasta los demonios creen en Jesucristo, osea, tienen conocimiento de Jesucristo; creerle significa acción propia, no obligada de seguir y realizar actos semejantes a los realizados antes de su expiación, pues la expiación de Jesucristo es y será una parte exclusiva de Jesucristo en el Plan de Salvación.

Las normas hoy en día no han variado, siguen la línea de los mandamientos descritos en la Biblia en en libro de Éxodo y en el Libro de Mormón, los mandamientos son parte de nuestra esencia divina, son estos mandamientos lo que nos permite ser humanos en este mundo; el seguirlos o aplicarlos no da carácter y personalidad y confirma nuestro origen divino, pues somos hijos de Nuestro Padre Celestial y buscamos ser semejantes a Él.

«Porque el Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios. Y si hijos, también herederos; herederos de Dios, y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados» Romanos 8:16-17

«Sed, pues, vosotros perfectos, así como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto» Mateo 5:48

Los límites están definidos y son claros en cada uno los los libros Canónicos, nos permiten una vida tranquila y llevadera en pos de nuestro progreso personal, familiar y social; pero como en todo ámbito siempre habrá oposición en cada una de nuestras actividades y esta oposición puede ser producto de las circunstancias o en definitiva, la mayoría del resultado de nuestras actividades son por nuestras propias decisiones.

Como digo, en béisbol:

«Cuando la pelota ya ha sido golpeada, nada evitara su destino» Ricardo Pinto G.

Cuando dejamos entrar a nuestro pequeño hijo en la cocina, pensando que no sucedería nada golpeamos torpemente la pelota y lamentablemente perdimos la jugada, no llegando ni a primera base, fue un OUT desastroso, nos lamentamos y nuestra lamentación fue por no respetar el límite señalado.

Evitando Traspasar los Límites Señalados

«Entre el estímulo y la respuesta hay un espacio. En ese espacio se halla nuestro poder de elegir la respuesta. En nuestra respuesta se basa nuestro crecimiento y nuestra libertad» Victor Frankl

No podría discutir la frase de Víctor Frankl neurólogo y psiquiatra, enseña que el poder esta en nosotros, y la respuesta a como obtener nuestra felicidad y crecimiento también; adicionaré señalando en apoyo a la frase que:

En la medida que desarrollemos la capacidad de aumentar el espacio de tiempo entre el estimulo y la respuesta, mayor será nuestra capacidad de determinar cual es la mejor opción a elegir. R. Pinto

Nuevamente dice Víctor Frankl:

«Al hombre se le puede arrebatar todo, salvo una cosa: la última de las libertades humanas –la elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias para decidir su propio camino–».

Debemos tener claro que en la vida los resultados de nuestras acciones son de nuestra exclusiva responsabilidad y los resultados pueden afectar a una o varias personas; como dije, podemos golpear la pelota pero difícilmente sabremos cual sera su destino final, un home run es único, preciso, directo; en nuestro caso, con nuestro pequeño fue nuestra responsabilidad el accidente sufrido por nuestro hijo; el cual pudo ser 100% evitable; el home run en nuestra vida definitivamente equivale a No traspasar los límites señalados, para este caso: Nuestra confianza en nosotros mismos fue el golpe herrado en la jugada.

Estamos en esta tierra para aprender, desarrollarnos como individuos, familia y sociedad, la forma mas sencilla de lograrlo es fortaleciendo nuestro testimonio y fe en el Señor Jesucristo; para ello Él nos invita a mantenernos dentro de los límites que ha establecido, los cuales son para nuestro cuidado y beneficio.

Al igual que como padre cuido de nuestros hijos, como Padre Celestial Él encargo a su hijo Jesucristo nuestro cuidado y guía; nos indicado los límites pertinentes donde podemos encontrar paz en este mundo y la forma de obtener la Vida Eterna en el mundo venidero.

¿como mantenernos dentro de los límites?

Nuestro centro es Jesucristo y debemos desarrollar nuestra fe en Él, es el foco, nuestra esencia, sin Él no hay forma de llegar a nuestro Padre Celestial, la única forma de lograrlo es por los méritos de Jesucristo, entonces ¿cuan importante es conocerle en nuestra vida?

«Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad y la vida; nadie viene al Padre sino por mí» Juan 14:6

LECTURA: A través de la lectura de los libros canónicos podemos conocer acerca de la vida de Jesucristo.

Entre mas leemos, más aprendemos de un tema en particular, por tanto mas expertos nos volvemos; entre mas relatos biográficos leemos de una persona más conocemos acerca de ella, pero no basta solo leer, pues la mayoría de los relatos biográficos se basan en describir actividades particulares de una persona… entendemos que una biografía es un relato continuo en el tiempo a cercas de un personaje destacado  de una región cualquiera y no tiene mayor trascendencia el narrar cada etapa de la vida del personaje, es solo una repetición de antecedentes memorizados.

Los libros canónicos no deben tratarse como un relato temporal que tienen un inicio y un fin, deben tratarse como un dialogo continuo entre dos entidades, una conversación en dos direcciones, que es particularmente enriquecedora, que guía, que aconseja, que contesta interrogantes tal cual como un padre habla a un hijo, de forma tierna o de forma severa cuando se requiere corrección.

Escudriñar es un verbo transitivo que indica acción sobre una persona o cosa y significa realizar la acción de examinar detenidamente algo, en este caso los libros canónicos; es comprender a través de los detalles el mensaje especifico que se nos entrega, de forma colectiva o individual; cuando digo individual, digo de forma personal.

Meditar las escritura, es considerar con atención el mensaje leído, quien lo entrega y el porque lo entrega el contexto pasado y el actual; como no son libros temporales (basado en inicio y fin) el mensaje es universal; por lo tanto esta escrito para las personas de la época y nosotros los contemporáneos, no tiene limite de tiempo ni excepción de personas.

El Leer, meditar y escudriñar permite involucrarnos más con nuestro Padre Celestial y con Jesucristo, si realizamos estas actividades constantemente se nos da la capacidad de aumentar el discernimiento entre lo bueno y lo malo. Al desarrollar esta capacidad estamos preparados para hacer frente a la maldad, no combatirla; pues la capacidad solo significa conocimiento, y el conocimiento por si mismo no aumenta la fe en Jesucristo, hay que experimentar las palabras que se nos han dicho, aplicarla a nosotros mismo para nuestro provecho, al hacerlo y ver los resultados de aplicar esas palabras aumenta nuestra fe y por lo tanto nuestro testimonio en Jesucristo, y es solo en ese momento cuando obtenemos esa fe que se vuelve inquebrantable y con esa fe inquebrantable en Jesucristo podemos combatir la maldad y combatirla no es mas que rechazar lo malo.

Y les leí muchas cosas que estaban escritas en los libros de Moisés; pero a fin de convencerlos más plenamente de que creyeran en el Señor su Redentor, les leí lo que escribió el profeta Isaías; porque apliqué todas las Escrituras a nosotros mismos para nuestro provecho e instrucción. Libro de Mormón, 1 Nefi 19:23

Dejar de leer, nos aleja de Jesucristo, es equivalente a no querer escuchar, si no «escucho», no desarrollo la capacidad de comprender lo que nuestro Padre Celestial nos aconseja y como indico en el gráfico disminuye mi testimonio, mi fe en Jesucristo, mi capacidad de discernir el bien del mal y por ende me acerco al límite señalado que mantiene mi y vuestra vida en orden. comenzamos a confiar en nosotros mismos y empezamos a andar en oscuridad.

Pues he aquí, así dice el Señor Dios: Daré a los hijos de los hombres línea por línea, precepto por precepto, un poco aquí y un poco allí; y benditos son aquellos que escuchan mis preceptos y prestan atención a mis consejos, porque aprenderán sabiduría; pues a quien reciba, le daré más; y a los que digan: Tenemos bastante, les será quitado aun lo que tuvieren.

¡Maldito es aquel que pone su confianza en el hombre, o hace de la carne su brazo, o escucha los preceptos de los hombres, salvo cuando sus preceptos sean dados por el poder del Espíritu Santo! Libro de Mormón 2 Nefi 28:30

En Preparación…

Titulo: Traspasar los Límites Señalados
Autor: Ricardo A. Pinto Gálvez
Fuente Oficial de Origen: Textos Personales
Documento: Texto de Journal Personal de Ricardo A. Pinto Gálvez
Journal: 04 de diciembre de 2016 al 05 de diciembre de 2016 – Vol. DIC-2016.
Publicación Oficial: Texto original, digitado el 4 de diciembre; hora: 20:30
Publicación registrada en: sudamericanos.org Sección: Lo que no Entendemos
Registro: rapgcl@gmail.com Características: Acceso vía clave con rpinto

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.