Pensamientos sobre el Albedrío

El albedrío es la capacidad del hombre de tomar decisiones propias en función de opciones presentes que pueden ser: ambientales, emocionales, contextuales.

El pensamiento es único en cada persona…

Lo que la hace diferente a las personas son las decisiones que toma, que dependen del contexto en que se encuentra una persona, sus sentimientos, deseos o control que tenga sobre sí mismo.

Lo anterior nos lleva a entender que para la toma de decisiones (uso del Albedrío) se requiere de conocimiento, donde hay conocimiento hay responsabilidad donde hay responsabilidad se entiende que se sabe lo bueno y lo malo (no aplicable a infantes). Lo que es bueno se entiende como agrado para uno y los demás; lo que es malo se entiende como desagrado para uno y los demás.

Los contextos son muchos, las experiencias lo mismo, son tantas las situaciones como la cantidad de personas que han, siguen y seguirán existiendo en el mundo. Las situaciones vividas y aprendidas, crea lo que llamamos paradigmas o respuestas espontaneas para una situación en particular. Un ejemplo clásico de paradigma es la de:

“un conductor que va por la carretera que observa a lo lejos un automóvil fuera de control saliendo de una curva tratando de estabilizar su desplazamiento, en dicho automóvil va una mujer que al pasar junto al conductor le grita – ¡cerdo! – El conductor en respuesta rápidamente grita a la mujer – ¡vaca! – al entrar en la curva el conductor choca con el cerdo, destruyendo su automóvil y matando al cerdo”.

Lo que nos enseña esto es que debido a nuestros paradigmas la capacidad de decisión se ve limitada por experiencias pasadas y no entendemos que cada minuto en la vida de las personas es muy distinta y variada, con nuevas posibilidades, y hasta la posibilidad de partir de cero.

No podemos entender a cabalidad algo, si no detenemos nuestra mente para analizar (meditar) las implicancias en la vida de uno y los demás.

El albedrío o capacidad de elegir viene de un proceso que se forma en lo que nosotros llamamos pensamiento, porque pensamos o eso parece; muchos lo llaman o dicen que es un don el albedrío y el pensar también, me incluyo.

El pensamiento es el proceso mental (se realiza en el cerebro) por el cual las personas pueden realizar un análisis de entorno (objetos y ambiente) y contexto para ejecutar acciones a fin de obtener lo necesario para satisfacer sus necesidades básicas de alimentación, descanso, protección, procreación (objetivos básico); y con ello lograr la supervivencia física, y la estabilidad emocional necesaria que le haga sentir bien consigo mismo y las demás.

El constante proceso de pensar determina la capacidad de un sujeto para aprender (entender) el concepto o sustancia subyacente en un objeto o situación. El entendimiento permite a la persona ponerse en contacto con el mundo como realidad, captando su estructura y significado; por ende tiene la capacidad de tomar decisiones acerca de las acciones y futuros pensamientos (creando paradigmas) con los cuales se desenvolverá en su entorno.

Las experiencias y aprendizaje generan retención en memoria, dicha retención y posterior análisis (meditar) determina nuevos pensamientos (ideas) los cuales influencian las características de la persona.

La capacidad de analizar, entender e interpretar objetos y entornos, dan a las personas capacidad de tomar decisiones basadas en lo retenido en memoria (experiencias propias o ajenas). A esta capacidad se le llama cognición (conocimiento)…

La obtención de conocimiento, es el proceso mental que se realiza a través de los órganos sensoriales, los cuales permiten determinar la realidad de la persona, dicho proceso mental o estructura de pensamiento se realiza a través de la Observación, la Identificación de variables, la Comparación, Relación, Ordenamiento y Clasificación jerárquica con el fin de generar nuevas ideas o conceptos (Raciocinio) para estructurar un nuevo conocimiento y por ende un nuevo comportamiento ante el entorno.

Así, la obtención de conocimiento y utilización del mismo da a la persona su carácter e inteligencia, la cual es la capacidad de realizar actividades utilizando el conocimiento adquirido para lograr ante los demás capacidad de:

  • Asumir Riesgos
  • Realizar Esfuerzos y Sacrificios
  • Comunicar y Oratoria
  • Gestionar Recursos
  • Motivar y Motivarse
  • Organizar y Planificar
  • Perseverar y ser Constante
  • Trabajar en Equipo y Liderar

Al contrario no todas las personas piensan, no todas las personas determinan que o como elegir, ni son capaces de modificar el entorno a fin de crear nuevas (ideas) opciones u objetos para mejorar su bienestar físico y emocional; solo obtienen el conocimiento (necesario) generado por otras personas para lograr su objetivos básicos; o sea, no son capaces de crear ideas, alternativas, o variables para tomar decisiones y generar nuevas realidades que les permitan incrementar su valía personal y social.

Lo llamo amablemente, “los que se rindieron a pensamientos ajenos”; no actúan por sí mismos, sino que se actúa sobre ellos; diría “esclavos” en término sencillo.

Utilizar el Albedrío correctamente, lo defino como: La obtención de un fin superior al que nos encontramos en este momento, el uso incorrecto del Albedrío viene siendo la obtención de un fin que determinan los demás.

Ej.: Estudie – obtenga un título – obtenga un empleo – tenga hijos – endeudese – diga lo mismo a sus hijos.

Si está haciendo lo que dice el ejemplo, bueno, no creo que este tomando usted más decisiones de las que le he escrito, por lo que su albedrío está comprometido… se puede cambiar por ej. La acción – Obtenga un empleo – por: – de empleo a las personas – No se endeude – tenga hijos – no le diga nada a sus hijos; o sea, deje que innove (palabra de moda que indica creen su propio futuro) para cambiar la próxima generación.

Pienso, decido y existo, esto es albedrío.

La decisión es el resultado de un proceso de elección (mental-cognitivo) de la o algunas alternativas para resolver situaciones en diferentes contextos. Esta decisión puede ser individual o grupal y se toma por elección, basado en alternativas las que pueden estar fundadas o infundadas; estas alternativas influencian en gran manera las decisiones.

Las alternativas de decisión pueden ser programadas (repetitivas – de solución esperada) o no programadas (resuelven situaciones no esperadas).

Para tomar una decisión, cualquiera que sea su naturaleza, es necesario conocer, comprender, analizar, para así poder lograr alternativas y elegir la mejor opción.

Las situaciones, ambientes o contextos, el conocimiento y control, los juicios, prejuicios o sentimientos que se tenga sobre las variables que intervienen o influencian “la situación” (que puede ser un problema o no) determinan en una gran manera la decisión de elección de solución.

El proceso de toma de decisión, no solamente es para solucionar un problema, también puede ser para cambiar un estado (situación) personal de menos a más o de más a menos (esto es problema).

Al contrario la indecisión, es el resultado de la falta de autonomía de una persona. Y está influenciada por las características y contextos de la persona (animo – importancia de la situación – miedo a cambios – cantidad de alternativas – autoestima).

En el cuento clásico de Lewis Carroll, Alicia en el país de las maravillas, Alicia se encuentra ante un cruce de caminos, con dos senderos por delante, cada uno de los cuales se perdía en la distancia pero en direcciones opuestas, y se ve acosada por el gato Cheshire, a quien Alicia le pregunta: “¿Qué camino he de tomar?”.

El gato contesta: “Depende mucho del punto adonde quieras ir. Si no sabes adónde quieres ir, no importa qué camino sigas”.2

En este contexto es de suma importancia (al usar el Albedrío) tener claro cual es el objetivo que deseamos alcanzar, y que alternativas nos llevan a consumar el objetivo; si no tenemos presente un objetivo al tomar una decisión lo mas probable es que cualquier alternativa nos dará una clara incertidumbre de lo que esperamos sea un buen resultado del uso de nuestro Albedrío… si caemos en este limbo de incertidumbre sera mejor echarlo a la suerte y tomar la decisión basados en el azar.

La incertidumbre en la toma de decisiones (uso del Albedrío) se caracteriza por la falta de información acerca de condiciones futuras, por lo que la decisión puede o no estar acorde con los resultados que esperamos… tratamos de maximizar el buen resultado de la decisión, las alternativas de solución pueden ponderarse pero siempre estará el factor «sorpresa» que afecta lo esperado.

Uno de las decisiones (uso del albedrío basado en la incertidumbre) mas complejas que toma una persona es la de determinar la existencia del Creador (Dios).

Blaise Pascal argumentaba que es mejor «apostar» por creer en Dios que no hacerlo. [Wikipedia, otras referencias en el artículo original]

La apuesta de Pascal es un argumento creado por Blaise Pascal en una discusión sobre la creencia en la existencia de Dios, basado en el supuesto de que la existencia de Dios es una cuestión de azar. El argumento plantea que, aunque no se conoce de modo seguro si Dios existe, lo racional es apostar que sí existe. «La razón es que, aún cuando la probabilidad de la existencia de Dios fuera extremadamente pequeña, tal pequeñez sería compensada por la gran ganancia que se obtendría, o sea, la gloria eterna.»

Básicamente, el argumento plantea cuatro escenarios:

  • Puedes creer en Dios; si existe, entonces irás al cielo.
  • Puedes creer en Dios; si no existe, entonces no ganarás nada.
  • Puedes no creer en Dios; si no existe, entonces tampoco ganarás nada.
  • Puedes no creer en Dios; si existe, entonces no irás al cielo.

La apuesta de Pascal fue expresada por el propio filósofo de la siguiente manera:

Vous avez deux choses à perdre : le vrai et le bien, et deux choses à engager : votre raison et votre volonté, votre connaissance et votre béatitude; et votre nature a deux choses à fuir : l’erreur et la misère. Votre raison n’est pas plus blessée, en choisissant l’un que l’autre, puisqu’il faut nécessairement choisir. Voilà un point vidé. Mais votre béatitude ? Pesons le gain et la perte, en prenant croix que Dieu est. Estimons ces deux cas : si vous gagnez, vous gagnez tout; si vous perdez, vous ne perdez rien. Gagez donc qu’il est, sans hésiter. Blaise Pascal (1670). Pensées. III, §233

Traducido quiere decir lo siguiente:

Usted tiene dos cosas que perder: la verdad y el bien, y dos cosas que comprometer: su razón y su voluntad, su conocimiento y su bienaventuranza; y su naturaleza posee dos cosas de las que debe huir: el error y la miseria. Su razón no resulta más perjudicada al elegir la una o la otra, puesto que es necesario elegir. Ésta es una cuestión vacía. Pero ¿su bienaventuranza? Vamos a sopesar la ganancia y la pérdida al eligir cruz (de cara o cruz) acerca del hecho de que Dios existe. Tomemos en consideración estos dos casos: si gana, lo gana todo; si pierde, no pierde nada. Apueste a que existe sin dudar. Blaise Pascal (1670). Pensamientos. III, §233.

La capacidad de decidir o utilizar el Albedrío en pos de mejorar para obtener el mejor resultado, es claramente cuestión personal, hay mucho que meditar, investigar y aprender; es totalmente irracional decidir sin antes analizar las alternativas encontradas, pues muchas veces afectan en lo eterno, si nos hemos esforzado en todo y aun no vemos la alternativa que requerimos para satisfacer nuestras necesidades, podemos recurrir no al azar, sino, a un consejo de quien lo sabe todo. y lo dice en un solo versículo en la Biblia en el Libro de Santiago 1:5.

«Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada».

Notas:
1. Palabra del Latín que significa complejo
2. Adaptado de Lewis Carroll, Alice’s Adventures in Wonderland, 1992, pág. 76
3. Las imágenes son referenciales, son solo para hacer mas agradable la lectura.