Nefi: ¿Un polímata?

Polímata1:  Persona con grandes conocimientos en diversas materias científicas o humanísticas, que puede ser el caso de Nefi: ¿Constructor, metalúrgico, carpintero, minero, marino, escritor y maestro?

Una aclaración pertinente: El deducir o inferir a cerca de un punto en el estudio de textos canónicos, nos permite aprender acerca de temas específicos co-relacionados; pero en ese aprendizaje debemos ser cuidadosos de no convertir lo aprendido en un dogma, o sea en una doctrina o un sistema de pensamiento que se tenga por cierto (verdadero) y que no puede ponerse en duda dentro de una religión.

Así también el inferir permite construir en la mente una idea del contexto en que se desarrollan los acontecimientos en una historia o relatos y permiten aclarar la forma de vida de aquellos que participan en los escritos.

Es por ello lo interesante de los relatos de Nefi y su capacidad de describir y escribir sus vivencias, las cuales se ven plasmada en cada uno de los versículos estudiados; esto porque si realizamos una pequeña co-relación podemos ver claramente las capacidades de este joven profeta llamado por Dios para dirigir y enseñar a su pueblo, su familia. 

Lo anterior se explica más adelante, ya que en los escritos vistos, Nefi es capaz de diferenciar claramente materiales y los tipos de hechura o trabajo que se han efectuado sobre ellos como la madera, el metal o piedras bajo distintas circunstancias como lo indica en varios versículos a través del desarrollo de los capítulos; esto, sobre todo cuando utiliza la palabra “labrar” al trabajar un material para darle forma o relieve haciéndonos pensar o discernir que tenía múltiples habilidades aprendidas quizás de su padre como lo expresa en el capítulo 1, versículo 1 de su primer libro.

  1. El manejo de la carpintería es una de las habilidades que domina Nefi según sus escritos; pues los trabajos realizados al labrar maderos “con maestría (un maestro) singular” (1 Nefi 18:1) nos da a entender que sus destrezas en el arte de la madera son claras y amplias, esto por el uso de la palabra «singular» que describe y compara aquello que es único en su tipo, tal vez porque quien le enseño a construir el barco para atravesar las grandes aguas fue el Señor mismo y no tenía comparación con otros trabajos ya conocidos sobre madera.
  2. Es interesante pensar que el conocimiento previo de Nefi le permitía comparar muchas cosas, que por supuesto no están descritas completamente en su historia, ya que “no es ni la centésima parte” de lo que sucedió en su vida y en los ocho años de viaje por el desierto, esto porque al concluir la construcción del barco explica diciendo: “no labre los maderos en la forma aprendida por los hombres, ni construí el barco según la manera del hombre…”. Esta comparación nos permite deducir que pudo haber visitado puertos cercanos u observar barcos al navegar o en puerto; lo particular es que conocía la manera de labrar maderos para la construcción de barcos convencionales de la época, lo que indica habilidades aprendidas y desarrolladas tal vez en un astillero cercano a su casa ubicada en la tierra de Jerusalén. 
  3. El uso de la palabra “admirable” que usa al describir el puño labrado de la espada de Laban caracteriza a una persona con un manejo y conocimiento de los metales muy bueno o excelente, pues es capaz de comparar algo entre otras cosas que se conocen o conocía. Con esto se puede inferir que lo primero que hizo al sacarla espada de su funda fue observar los tipos de metales que componían la estructura de la espada como el oro puro y el acero finísimo. Como algo normal de toda persona, en su mente lo primero que realiza al observar el arma es comparar el objeto con algo ya conocido o visto. 
  4. Otra palabra que utiliza al “labrar” se da al describir la esfera que encontró su padre al dirigirse a la entrada de su tienda (1Nefi 16:10), diciendo que su construcción de “bronce finísimo” y “esmeradamente labrada”, la define como algo hecho con mucho cuidado y atención para hacer las cosas a la perfección. Se nota en esto el conocimiento del material de bronce (finísimo) y la calidad de la construcción de la Liahona que los guiaría en su travesía, otra «prueba» del conocimiento en metales que poseía Nefi ya que el bronce bien sabemos es una mezcla de cobre y estaño en una proporción muy específica. 
  5. Entendía de estructuras y de edificaciones, adicional era capaz de seguir instrucciones constructivas, esto por la forma apegarse a planos para la construcción de templos indicadas en las planchas de bronce o al visitar el mismo templo en Jerusalén antes que fuese destruido en el 587 a.C.; pues un ejemplo de ello es la construcción de un templo a semejanza del templo de Salomón (1 Crónicas 28 en la biblia actual) Pues dijo: «Y yo Nefi, edifiqué un templo, y lo construí según el modelo del templo de Salomón, salvo que no se construyó de tantos materiales preciosos…» 2 Nefi 5:16; este plano descrito en las plancha de bronce que mantenía Laban en Jerusalén y sus posible visitas en la ciudad al mismo. 
  6. Previo a ello el versículo en 2 Nefi 5:15 dice: «y enseñé a mi pueblo a construir edificios y a trabajar con toda clase de madera», por lo que la capacidad de enseñar es otra de las características de Nefi, un maestro; así como su habilidad reconocer los tipos de madera y de la forma de trabajo basado en la experiencia en la construcción de un barco y/o conocimientos previos adquiridos en su juventud. Bien se dice que «no puedes dar lo que no tienes» entonces ¿cómo puedes enseñar a construir y labrar si no los has aprendido previamente? 
  7. No todo se hace con las manos, para ciertas labores se requieren ciertas herramientas, no cualquier herramienta, sino que aquellas específicas que permiten lograr un objetivo… cuando dice Nefi en su primer libro en el capítulo 17 versículo 16 “…hice herramientas con el metal que fundí de la roca” se entiende claramente su capacidad y habilidad metalúrgica de separar el “mineral encontrado” (1 Nefi 17:9) de la escoria y así lograr obtener el metal útil para hacer herramientas y por supuesto la base para lograr una fundición del mismo mineral que es fuego y un fuelle (fragua) como enseña en el mismo capítulo en el versículo 11, lo que le hace un experto metalúrgico y entendido en la mecánica de los materiales. 
  8. El conocimiento y experiencia acerca de los metales queda muy marcado al llegar a la tierra prometida, pues aparte de la descripción de las bondades de la agricultura y los animales existente (ya conocidos por todos) en la zona de desembarco, nos dice al explorar las tierras circunvecinas que pudo observar al ojo varios yacimientos, entre ellos de oro, plata y cobre como explica en 1 Nefi 18:25. Esto es particularmente importante ya que en la naturaleza, los minerales de metales como el hierro, el cobre, el oro y otros metales se encuentran en estado impuro, a menudo oxidados y mezclados con silicatos de otros metales
  9. Las habilidades que dan a entender la experiencia y conocimientos de Nefi en múltiples “oficios”, se deducen en la creación donde plasma su propia historia, que son las planchas que ha “preparado con sus propias manos” (1 Nefi 1:17) lo que valida en cierta forma aquello que dice “… y recibí, por tanto, alguna (no toda) instrucción en toda la ciencia de mi padre”, uno de sus maestro en los oficios para ganarse un sustento o lugar en la sociedad.

Por último su capacidad y forma de escribir basado en el idioma de los egipcios y la ciencia de los judíos, lo hace un escritor que cautiva al lector llevándolo a entender el propósito de la obra, que simplemente «…es persuadir a los hombres a que vengan al Dios de Abraham, y al Dios de Isaac, y al Dios de Jacob, y sean salvos» 1 Nefi 6:4.