¿Mentir o no Mentir?, ese es el dilema

Tomo una definición de Religión de la Web que arreglo: «Normas de comportamiento que hago propias, aceptadas voluntariamente y practicadas, con las que reconozco una relación con la Divinidad». Y como una religión requiere un medio para aumentar esa relación, unos misioneros me encontraron en febrero de 2002, me enseñaron, creí y creo aun en las Enseñanzas de Jesucristo y las Ordenanzas necesarias para mi Salvación que se deben llevar a cabo; ejemplo: participar de la Santa Cena cada semana, tal cual lo dijo Jesucristo…

Así que por lo tanto accedí a bautizarme y sumergirme en agua, bajo la Autoridad del Sacerdocio que Gobierna la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Nos dicen Mormones, por el Libro de Mormón supongo, eso, fin, un Mormón, pero ni tan tan, ni muy muy… entre relajado, ortodoxo, y de vez en cuando Talibán cuando a algunos se les van los pavos para el cerro. O sea, me gustan las cosas claras, cuando están así, claras, soy relajado, pero si empiezan a tergiversar asuntos, me pongo ortodoxo, y si no captan el mensaje ya no hay vuelta, me aparece lo Talibán ordenando con argumentos comprobables los temas:

  • Mi abuela hizo un pastel, cuando me preguntan, ¿como esta? si no me gusta, no me gusta, aunque se este muriendo se lo digo… no adorno la situación diciendo: «esta rico», aunque esta quemado o sin azúcar o se equivoco en la receta.
  • Si no me preguntan, no como, entro en letargo silencioso… ¿para que sufrir?, disminuyo mi sistema y dejo que pase el tiempo, tipo monje budista a fin de volverme espiritual y no sentir hambre.
  • Eso va también para mi suegra y mi esposa.
  • Con mi mamá cambia la cosa, ahí soy mas delicado, diciendo: ¿vamos a comprar uno que este rico?… no, simplemente les digo ¿que paso? no te quedo como siempre, el sabor ya no es de mi gusto o no lo puedo comer con este sabor.

A las personas las considero en extremo inteligentes y son capaces de aceptar un juicio sobre lo que hacen, no las considero torpes ni estúpidas, como para adornar las cosas (mentirles) con una «mentira blanca», eso es un insulto mayor y las mantiene en el mismo nivel haciéndoles creer que todo esta bien, siendo que erraron en algo como una receta y que simplemente no esta bien… Al final probaran el pastel, verán que les quedo mal, y ustedes quedarán como unos mentirosos.

Si no les gusta lo que se les dirá, entonces no pregunten, porque cuando pregunto algo, es para obtener una respuesta, la cual puede ser desfavorable o favorable; ejemplo de favorable: «esta vez te has lucido con el pastel, me encanto«.

¿Puedes decir que esta rico el pastel a tu abuela, siendo que sabes que no es de buen sabor?, si la respuesta es si, entonces eres capaz de mentir en temas mas complejos (lógica Vulcana, tipo Spock), y te tratare como lo que eres, un mentiroso… esa es mi parte Mormón ortodoxo. La parte Talibán que poseo, te dirá: «comete todo el pastel«, ahora ¡YA!, si no, entonces te lo reviento en la cara, eso es terrorismo de pastel.

¿Aplico Misericordia?, Obvio, para conmigo, simplemente no como. Para quien lo preparó, un abrazo por el esfuerzo y su dedicación y mis disculpas por no comer y pasar esta vez.

Con los hijos, eso si es difícil, ejemplo:

Llega la pequeña de 5 años y me entrega una masa amorfa y digo: ¿que es eso? – un perrito para ti, me costó mucho hacerlo – me dice con una sonrisa; – ¿te gusta? – le digo «esta extraño» con cara de preocupación, y le devuelvo la misma pregunta ¿te gusta a ti? cualquiera sea la respuesta, si sé que no tiene ni la forma ni las proporciones, le ofreceré mejorar su forma, si dice que no, bueno, me lo quedo agradeciendo y al rato la llamo y le digo, mira moví al perro dándole proporciones, ella siempre observa y se lo deja con una sonrisa… luego viene con dos perros mejorados.

La Pregunta:
¿Adornar una respuesta, mentir que esta lindo, o buscar una salida que ayude a mejorar sus habilidades?

Mi hijo me dice feliz: «papá me saque un 5,8 en matemáticas» – aplaudiendo – está en 5to básico, esa es una nota buena – le digo – ¿porque no fue un siete de excelente? ¿que paso? ¿que vas a hacer?… sigue feliz mirando el horizonte mientras regresamos a casa en auto y le repito «esa fue una nota buena, te felicito«.

Apoyo de la mamá, revisiones con el papá, estudio individual….

Un mes mas tarde, sale del colegio, feliz, saltando, se sube al auto, me dice: «papá tengo algo que decirte… me saque un siete en matemáticas y coeficiente dos» – y da un tremendo grito reaventando mis oídos – ¿en serio? y doy un súper grito a través de la ventana y los dos comenzamos a saltar en el auto, ¡excelente hijo, así se hace!

La Respuesta:
Buscar una salida que le ayude a mejorar sus habilidades, sin mentir, ni adornar.

¿Mentir o no Mentir?… es tema tuyo; para mi esta claro, No Mentir bajo cualquier circunstancia.

El Cardenal Richelieu dice: «La traición es solo cuestión de tiempo» los cobardes son especialistas en ello, te abandonaran cuando se vean acorralados, harán cualquier cosa para salvar su pellejo, desde mentir hasta matar.

Hay que cuidarse aun de los mas ortodoxos o Talibanes o de tu persona, pues te puedes traicionar sin que te des cuenta.

«Dadme seis líneas escritas de su puño y letra por el hombre más honrado y encontraré en ellas motivo suficiente para hacerlo encarcelar.» Cardenal Richelieu

¡Estoy condenado por este hombre!