La vida puede estar llena de éxitos

Éxito: es el logro de un objetivo planteado, basado en un deseo de superación para llegar a ser lo que espero o esperan de mí.

Luego de una ajetreado día con la familia, ya entrada la tarde, llega mi amada esposa y se recuesta junto a mí, mientras la brisa fresca de verano inunda la habitación y el silencio del ambiente del domingo deja escuchar murmullos lejanos y el trinar de las aves.

En el relajo, después de conversar acerca de sus aventuras, busca entre sus cosas el reproductor de música, se pone sin decir palabra alguna los audífonos pensando tal vez en no molestar la tranquilidad del entorno para así concentrarse en quizá que actividad o lo que fuese a realizar con dicho reproductor, pues algo definitivamente se le ha puesto en la mente.

Con la delicadeza que le caracteriza toma un pequeño libro de color verde, un poco ajado, rayado en varias hojas producto del uso, el cual contiene una selección de música de la iglesia; luego de escoger uno de los himnos busca y toca la música asociada en su reproductor; sentada al estilo yoga a los pocos segundos comienza a tararear la melodía mientras sigue con su dedo índice detalladamente la partitura escogida; realiza esto sin darse cuenta que al mismo tiempo mueve los dedos de sus pies como quien dirige a cientos de músicos en un frenético concierto interno mental… la miro y sonrío.

Descubro mientras la observo que el éxito depende de la dedicación que damos a las pequeñas tareas que requiere cumplir el objetivo planteado, pero a medida que avanzamos podemos inferir que las tareas pueden ser monumentales, tan monumentales que pueden agobiarnos hasta llegar a la frustración.

Quiere el éxito, pues es su objetivo el aprender himnos de la iglesia -según dijo- ¿para qué? Para superarse, superarse hasta llegar a la perfección, pues es la meta que se planteó personalmente, meta que dice: “debo saber todos los himnos de la Iglesia” es lo perfecto para el éxito -dice ella- respecto de lo planteado.

Por ello después de una pequeña pausa y conversación cuestionando acerca de ¿qué hacía con el himnario?, le exprese que demoraría más de cien meses en completar su objetivo, ya que parte de la rutina que realizará consiste en que aprendería un himno al mes… es su meta, objetivo diría yo.

Debido a ese simple comentario, se detuvo y decidió verificar primero donde se encontraba en el cumplimiento de su objetivo y así lograr el éxito en el aprendizaje de los doscientos nueve himnos sin abandonar la empresa iniciada.

Así, hoja a hoja, tarareando y moviendo su cabeza como una paloma caminante al ritmo de los compases de la partitura, verificaba sus conocimientos previos en cuanto a los himnos que contenía el libro. Siguió así, marcando aquellos himnos cuya letra y música desconocía; esto para llegar a entender cuándo será el término y cuanto el esfuerzo debe invertir para cumplir su objetivo y el éxito deseado.

Uno, dos, tres, diez himnos no conocidos de cincuenta vistos; verificar, revisar, eso le da una clara visión de que la empresa emprendida para logra el éxito de aprender los himnos no es del todo titánica. Tan solo revisar le dice que es posible lograr su objetivo, evitando así el abandono y la frustración personal.

Nota a nota, lee las partituras, do, re, sol sostenido; corchea, llave de sol, tres cuartos, analiza, “son muchos himnos” -dice- con sonrisa trémula a medida que avanza, pero confía en sí misma, pues hay varios himnos con sistemas cortos y me los muestra con una gran sonrisa “puedo aprender dos en estos casos” -dice- mostrando enérgicamente el himnario como quien muestra un producto para la venta.

Así, después de todo, en conclusión para lograr objetivos, no esperemos de inmediato sacar una gran pepita de oro del río y hacernos millonarios, ¡no!, pensar eso sería en términos simples: ilógico; pues las grandes riquezas de la perfección se logran con pequeños granitos de oro, uno a uno, hasta llenar la bolsa con el oro deseado, es el camino a lo perfecto… planificando, con paciencia, invirtiendo tiempo, con amor y a veces hasta con dolor, eso es según lo aprendí, el éxito en la vida.