El punto de vista de los Santos de los Últimos Días sobre Mahoma

Hace unos años recibí una llamada telefónica de dos miembros de la Iglesia de los Estados Unidos que habían trabado amistad con un vecino musulmán paquistaní. Cuando compartieron con él el relato de la Primera Visión de José Smith, su reacción les sorprendió. Tras dejar claro que los musulmanes no aceptan a ningún profeta después de Mahoma, dijo que el relato de José Smith tenía ciertas semejanzas con el de Mahoma. Él dijo: “Creemos que Mahoma se encontró con un mensajero divino que le informó de su nuevo llamamiento como profeta. Recibió revelaciones de una nueva Escritura que contiene la palabra de Dios para la humanidad y estableció una comunidad de creyentes que llegaron a formar una religión de gran importancia para el mundo”. Como sabían poco sobre los musulmanes, el Islam* y Mahoma, aquellos miembros de la Iglesia no estaba seguros de cómo responder.

Pecados, Crímenes y Expiación

¿Mis queridos hermanos y hermanas estoy muy agradecido por esta oportunidad de hablar a hombres y mujeres quienes han sido designados para enseñar el evangelio de Jesucristo a los jóvenes en nuestras escuelas de enseñanza media, pre-universitaria y universitaria. La de ustedes es una responsabilidad sagrada, ustedes son los custodios de la verdad y receptores de la confianza de sus estudiantes. Ellos los miran a ustedes como personas confiables con un currículo sagrado, su labor es santa y su actuación es por lo tanto sujeta da altas expectativas. Sus enseñanzas son, potencialmente, las más importantes que sus estudiantes recibirán. Todos nosotros, quienes hemos sido llamados o apartados como maestros de religión tenemos una responsabilidad muy seria y sagrada de tratar de hacer de nosotros mismos y nuestra actuación algo digno del gran mensaje que testificamos. ¡Que el Señor pueda bendecirnos mientras nos esforzamos por hacerlo!